Páginas vistas en total

viernes, 30 de enero de 2015

Travesía del Colinda y las 40 familias escocesas llegadas a Lota.

Hoy, 30 de enero de 2015, se cumplen 161 años exactos, de que 40 familias escocesas llegaron con sus hijos y sus pocas pertenencias a la ciudad de Lota a trabajar en las minas de carbón de Cousiño.
Pero ellos no venían a Chile, iban a Canadá, y por esas cosas de la vida, que nadie sabe explicar muy bien, terminaron viviendo en Lota, y dejando descendencia chilena. ¿ cómo fue todo, porqué llegaron a Chile?, ¿ que familias eran?...

LA HISTORIA EN ESCOCIA

Estas familias eran originarias del Condado de Ayrshire, la mayoría venían del pueblo de Kilmarnock y algunos aledaños. Fueron contratados por la empresa Hudson Bay Company para aprovechar su experiencia en trabajo de las minas de carbón, y usarlos en la explotación de minas que la compañía tenía en Nanaimo, Canadá.
La mayoría de todos los contactados, no sabían leer ni escribir, y decidieron dejar todo lo que tenían, agarrar a sus hijos y embarcarse al otro lado del mundo.
Viajaron en tren hasta Londres y el 30 de agosto de 1853 zarparon en el barco de carga llamado Colinda, que fue arrendando por la Compañía, y puso en ellos aun médico a cargo de los pasajeros. Junto a los escoceses también habían noruegos embarcados.

EL VIAJE

durante la travesía por el Atlántico, el Capitán del barco Colinda, no fue muy condescendiente con los pasajeros, que estaban hacinados en las bodegas, donde sufrieron enfermedades estomacales, escorbuto, fiebres, desnutriciones, y por si fuera poco, el Capitán acosaba a las mujeres y amenazaba con una pistola a quien se atreviera a discutirle. El médico de la Compañía era el único que podía frenar al Capitán y se puso a defender a los pasajeros. Ya a la entrada del Cabo de Hornos, se contaban 11 niños fallecidos, y las mujeres no aguantaban más, todos estaban contra el Capitán y decidieron lo impensado : AMOTINARSE.

EL MOTIN

Las mujeres escocesas lograron convencer a sus maridos, y en un acto que no tiene parangón, dirigeron una especie de pequeño motín en contra del Capitán del Barco, y lo obligaron a detenerse en la ciudad de Valdivia, donde llegaron en Noviembre de 1853, las mujeres bajaron a la ciudad, con sus niños, y se lavaban con agua en la calle, llamando la atención de los pobladores de la ciudad. El Capitán en tanto, se comunicó con el Consul Británico y este envió desde Valparaíso 2 barcos con la orden de escoltar al Colinda y sus familias a la ciudad de Valparaíso donde se le juzgaría por Motín.

EL JUICIO EN VALPARAISO.

Llegados a Valparaíso el 13 de diciembre de 1853, el Cónsul organizó una Corte presidida por él y siete capitanes, de igual número de barcos ingleses surtos en la bahía. La acusación del Capitán en contra de las mujeres fue por Motín, testigos del juicio fueron los mismos tripulantes del Colinda, quienes desafiando a su Capitán declararon : durante el viaje, no hemos visto ninguna actuación de parte de las mujeres escocesas de algo que se asemeje a un motín.
Las acusadas fueron encontradas inocentes, y se les dio a elegir dos opciones:
1) seguían su viaje a Canadá
2) se quedaban en Chile.
Muchos de los noruegos decidieron seguir a Canadá y algunas familias escocesas, pero más de 40 familias decidieron quedarse a probar suerte en Chile.

COUSIÑO ENTRA EN ESCENA

El juicio fue conocido por la ciudad de Valparaíso, y llegó a oídos del representante del dueño de las minas de carbón de Lota, Matías Cousiño, y supo que eran familias escocesas expertas en el trabajo de minas de carbón en Ayrshire.
Cousiño le ordenó a su representante comunicarse con el Cónsul y ofrecerles a las familias, Trabajo, casa y un buen sueldo en la ciudad de Lota. Las familias aceptaron y fueron embarcadas desde Valparaíso a Lota.

LA LLEGADA A LOTA

el 30 de enero de 1854, más de 40 familias del Colinda, llegaron a las playas de Lota, con el sueño de emprender una nueva vida, y fueron organizadas todas en las playas de la ciudad, donde se levantaron carpas , mientras se construían las casas definitivas. Allí en las carpas, en la playa y durante la noche del 30 de enero, una mujer escocesa dio a luz a una niña, la primera de muchos descendientes que ellos dejaron y que han esparcido sus apellidos a lo largo de todo Chile.

LAS 40 FAMILIAS Y SUS DESCENDIENTES

Tan sólo de una familia llegada a Lota, la de mis tatarabuelos Francis Sills Homen y su mujer Agnes Bell Crawford, en 161 años han dejado más de 500 descendientes. por tanto podemos arriesgarnos y señalar que de las 40 familias hoy podríamos encontrar a los menos unos 25.000 chilenos. Sólo a manera de recuerdo transcribo los nombres y apellidos de los escoceses que llegaron a Chile en el Colinda: John Bunten, James Dick, John Kerr, Robert Wyllie, Adam Simpson, William Strachan, Andrew Hunter, Peter Hunter, James Reid, William Mckie, John Dickie, John Gilmour, Archibald Galloway, Thomas Mcmurtrie, Thomas Blacwood, Thomas Heron, John Muir, Daniel McKennon, Ralph Percival, George Slater, Francis Sills, John Paton Wood, Thomas Shaw, John Millar, James Nesbit, Jacob Wilson, David beveridge, Archibald Richmond, James Frew, Robert Bwart, Alexander Bwart, Alexander Watt, William Sutherland, William Bowman, Allan Foulds, Archibald McCullum, David Shaw, John McYntire, Andrew Pym y Thomas Smith

10 comentarios:

  1. Emocionante fue leer tu artículo, mi tatara abuelo era James Frew. Tengo algunos datos más por si te interesa intercambiar. Saludos. Marcela Sanhueza. sanhueza.arquitecto@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Emocionante fue leer tu artículo, mi tatara abuelo era James Frew. Tengo algunos datos más por si te interesa intercambiar. Saludos. Marcela Sanhueza. sanhueza.arquitecto@gmail.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, gracias por tu comentario. Sabes que sin duda me gustaria contactarme contigo, ya que hay muchos antecedentes de las familias que aún no están claros. y te puedo poner en contacto con una autora canadiense que está escribiendo sobre las familias del Colinda. Te enviaré un email

      Eliminar
  3. Mi ilustre abuela Luisa Urzua Frew.
    Gracias por tu publicación que ayuda a entender nuestras raíces.
    Claudio Sanhueza Herrera

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Emocionante el relato y tener la certeza de esta historia, la conocía por relatos orales de la familia,soy una de tantos descendientes de esos mineros venidos de las lejanas tierras de Ayrshire Escocia. Desciendo de la familia de Alexander Watt y su esposa Mary An Curmock. En el cementerio General de Concepción hay una tumba de uno de los viajeros del Colinda. Carolina Romero Watt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wow ¡¡¡ que buena, gracias por tu comentario. por favor enviame un correo a eblesmancer@gmail.com para poder compartir más información. Un abrazo

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Me interesó mucho lo que escribes, Gracias. ¿Sabes algo del apellido Cunningham Biggs?, según me dijo un familiar también llegaron de Escocia, y no estoy segura si efectivamente o bien de Inglaterra o Irlanda y si esto fue antes o después de la travesía del Colinda y qué fue cónsul británico en Chile. Si tuvieras información, por favor hazmelo saber para contactarte. Gracias.

    ResponderEliminar